jueves, abril 16, 2009

Amor doloroso

Hola a todos ustedes, amigos. Hoy quisiera desahogarme con todos ustedes sobre una cosa muy delicada. Se trata de una experiencia muy triste y amarga. Tuve una relación con una persona que duró más de año y medio, su nombre es Paula. Ella se portaba en realidad muy mal justo después de que empezamos. Se me hace algo feo, puesto que ella fue quien me propuso que saliéramos, ¿qué cutre, no creen? Yo acudía a su casa, pero me decía que su papá se enojaba por que yo estaba ahí, él no sabía que éramos novios, claro, él es uno de esos papás sobreprotectores y eso (como uno o dos amigos que les ha sucedido igual, jejeje). Su papá no le dejaba tener novio, y ella nunca le dijo a su papá sobre mí, mientras duramos, en cambio yo sí les dije a mis papás sobre ella (incluso la invitaban a comer). Nos veíamos cuando se podía, a veces yo iba por ella a su escuela, o pasaba por mí cuando estudiaba japonés, o la acompañaba al centro a comprar cualquier cosa. Era poco el tiempo que la veía.

En cuanto más pasaba el tiempo, menos la veía. Se portó bien mal y tenía incluso planeado cortarme, cuando se fue de vacaciones navideñas a Monterrey. Esto me lo dijo muchos meses después, ¿qué poca madre, no? Tener que vivir con una cosa así. Me decía de cosas y me abandonaba cuando estábamos en el centro. Yo, como la quería, iba detrás de ella a perseguirle y ella se hacía la víctima, ¡qué mala! Una vez, estábamos los dos sentados en unas bancas del centro, justo a un lado de la catedral (en la de Aguascalientes, México), y nó sé, surgió un comentario tonto, le reté a que se parara y se fuera, pero yo lo decía bromeando. Yo no creía que se fuera a levantar del asiento e irse, pero lo hizo. Me quedé sólo e impactado ante tal cosa. Unos minutos después le llamé a su celular y le pregunté sobre su paradero. Me dijo que estaba por el Parián (un centro comercial de la Zona Centro) y fui a buscarla. La encontré y la regañé por lo sucedido (sí se lo merecía), y después se portó como víctima y la perdoné. Estuve cegado mucho tiempo, la quería, incluso llegué a amarla, pero eso se acabó.

Cuando se fue a Monterrey hacía lo imposible para contactarla, y cuando lo lograba ella me insultaba, ¡qué poca! A veces trataba de hablar con ella, pero no me quería decir nada. Yo creo que no es más que una orgullosa, engreída, y como algunos le han dicho, esquizofrénica. El hecho de que ella tuviera problemas, estuviera siempre ocupada y de que se hubiera muerto su madre, no le daba derecho a que me tratara como un trapo viejo. Yo le traté de ayudar, pero ella se aprovechó. Se portó muy mal y nunca puso de su parte para mantener la relación, y creo yo que lo único que ella tenía era un capricho, no podía estar sin nadie que la consolara, por que se sentía sola. Mira, hasta dónde has llegado mujer por tu cutre comportamiento. Un día me ofrecí a ayudarle con las labores de su casa, por que si no su papá la iba a regañar. Empecé a hacer el quehacer, y ella me lo pedía de una manera muy horrible. Me decía: "¡así no lo hagas!", o "¡no sabes hacer eso". Me hacía sentir inútil, y en realidad no lo decía en broma, lo decía en serio (¡qué maldita!). Me enojé por eso y le reproché el hecho, y de nuevo se hizo la agredida, víctima y mártir. Al final la volví a perdonar, pero me arrepiento de haberlo hecho.

La relación se tornó mala al los 7 meses, más o menos. La empecé a tratar mal yo. No podía verla de la misma manera. Hubimos cortado muchas veces, y regresado otras tantas. No era la misma, ya era una mujer simple, con su egoísmo y su locura. Me quité la venda. Traté de librarme de ella, pero algo me hacía volver siempre. Yo amé, pero a la persona equivocada. Empecé hasta a estresarme y a agobiarme por su culpa. Me empezó a dar taquicardias por todo lo que me hacía pasar, por ese estrés. Solamente fueron puros problemas. Quisiera regresar el tiempo para haberle dicho "no" a la pregunta sobre salir con ella. Así estaría mejor y más saludable. Casi que he quedado loco y sin motivos (XD, jejeje). Mis amigos me han hecho olvidarla, y también mi súper hobbie friki: la computación. Me gusta hacer juegos de video, y así me libero de las presiones y las fatalidades. Leo, e incluso escribo (hay tienes unos libros que publiqué aquí). Hago música pero muy gacha, aunque sea para liberarme. Hago vídeos y los subo aquí, como ustedes han podido apreciar. Edito mi blog y todo espacio para disfrutar. Les doy gracias a ustedes por visitarme y hacer de este blog algo suyo. Nos vemos por ahora. Ya me liberé y deseo que ustedes también me cuenten sus problemas, yo he de ayudarles de algún modo.

¡Que Dios los bendiga!